Como lo haremos

FORMACIÓN

Los que estén interesados en participar, antes de incorporarse a las actividades de voluntariado, deberán asistir a una sesión de iniciación impartida por DA con el fin de que tengan una información general de la actividad del voluntario.

Una vez que hayan elegido la actividad que quieran realizar deberán asistir a una charla de formación relacionada con dicha actividad.

Como complemento a esta formación, la Fundación Aequitas, y como desarrollo del contenido del folleto “100 Preguntas sobre Derechos después de los Cincuenta” (editado por la Fundación en colaboración con Uniter), informará a los voluntarios y coordinadores sobre aquellos problemas o inquietudes que puedan plantear las personas mayores a las que asistan y a las que se les pueda ofrecer una solución jurídica.

Esta formación no tiene otra finalidad que facilitar a los voluntarios los conocimientos necesarios para detectar ciertas situaciones y, en modo alguno, pretende que el voluntario se involucre en las mismas.

Su misión se debe limitar a escuchar y a informar a los coordinadores.

ACTIVIDADES

La promoción y la creación del grupo de voluntarios será responsabilidad de Uniter.

Sin embargo, los voluntarios que se incorporen a este proyecto se integrarán en la organización de DA en donde formalizarán su ficha de inscripción y reconocerán sus derechos y obligaciones, aceptando sus normas de funcionamiento.

De este modo, podrán comenzar su actividad de voluntariado incorporándose en alguno de los grupos ya existentes en la actividad que hayan elegido entre  las siguientes:

  1. Voluntariado en hospitales
  2. Voluntariado en residencias de mayores
  3. Acompañamiento en domicilio.

EL VOLUNTARIADO EN HOSPITALES es el más sencillo para comenzar como voluntario. Está dirigido a personas hospitalizadas, generalmente en periodos de corta duración. Se les visita para hacerles compañía, conversar con ellos, interesarse por su salud, distraerles y escuchar sus preocupaciones. Es muy frecuente que en estas visitas se hable también con los familiares, que necesitan compartir sus problemas, y si es necesario se les pone en contacto con el asistente social o con el responsable de atención al paciente.

EL VOLUNTARIADO EN RESIDENCIAS DE MAYORES se dirige fundamentalmente a quienes están viviendo en una residencia, generalmente de forma temporal hasta recuperarse de una enfermedad o a veces de forma permanente. En cualquier caso, viven fuera de su casa en un entorno que les es extraño, con dificultades de relación y con una cierta sensación de abandono, ya que a pesar de las visitas de sus familiares pasan mucho tiempo solos. En estos casos, el voluntario acompaña, escucha, conversa con ellos, les estimula a seguir activos y les ayuda a socializar con el entorno para que su estancia sea más llevadera.

EL ACOMPAÑAMIENTO EN DOMICILIO está orientado a todos aquellos que están en casa sin poder salir o con muchas dificultades para poder hacerlo. El voluntario acompaña, conversa con ellos, les estimula para que se distraigan de sus preocupaciones y escucha todo lo que quieran compartir. A veces, si pueden salir a la calle, se pueden dar cortos paseos o se les acompaña para hacer alguna pequeña gestión. Con esta ayuda también se libera al familiar cuidador para que tenga un pequeño descanso o atienda otras obligaciones. Es la actividad con la que se puede llegar a establecer una relación más estrecha por un mayor conocimiento de las circunstancias personales y familiares. Este voluntariado se puede hacer en pareja para facilitar la relación y asegurar la continuidad.

En todo momento los voluntarios contarán con la ayuda que necesiten del coordinador de Uniter y del coordinador del equipo de DA y tendrán la cobertura legal, que asume DA, y que cubre el riesgo de accidentes y responsabilidad civil que exige la normativa estatal y autonómica correspondiente.

Una vez que Uniter vaya identificando a los compañeros que necesiten nuestra ayuda, dispondrá de los voluntarios que estén realizando su actividad en DA para atender las necesidades propias de nuestra asociación.

De esta forma, nuestro proyecto empieza cuidando a los demás, para después cuidar de nosotros.